Dios como parte de nosotros

 

En abundancia eres mi Dios. En escasez, eres mi Dios

Siempre tenemos que poner a Dios antes que a nuestras necesidades

 

 

 

 

Continuando con la serie de predicaciones respecto a la transferencia de riquezas, el Pastor Armando Coria entró de lleno al tema a través de Filipenses 4:19: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

En este versículo, Pablo hace suyo a Dios, lo afianza para sí mismo, y este es un error en el cual muchos creyentes caemos. Lo vemos como un Dios distante, impersonal, alejado de nosotros. Así, nosotros mismos creamos una barrera contra Dios, no lo asimos ni lo tomamos.  En el Salmo 23: “Jehová es mi pastor; nada me faltará”, David también lo hace suyo, parte de su vida.

Hasta que hagamos a Dios una parte de nosotros, de nuestra vida, podremos derribar paredes y se podrán derramar las bendiciones hasta que sobreabunden. De otra manera, seremos simplemente personas religiosas que siguen preceptos, que se denominan “cristianos”, que se envuelven en tradiciones y dogmas, y que se olvidan de hacer a Dios nuestro Dios.

 

Por fe, Dios como el centro

 

Al volver a Dios nuestro centro, perdemos la vida propia, comenzamos a vivir Su voluntad en nuestro diario acontecer, pero la vida misma ya no nos pertenece. Hechos 16:19 cuenta: “Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;

20 y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad,

21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.

22 Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas.

23 Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad.

24 El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.

25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.

26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido.

28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;

30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa”.

Aquí la Palabra de Dios muestra que por fe todo es posible, inclusive la libertad en un momento en donde parece imposible.

 

Por fe, gozarse pese a las carencias

 

Por ello, y como dice Pablo en Filipenses 4:11: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”, hay que saber vivir y gozarnos tanto en la necesidad como en la abundancia, seguros de que Dios no dejará de proveer y suplir nuestras necesidades, conforme a las riquezas en gloria.

A ninguno nos gusta padecer necesidades, pero el apóstol Pablo fue muy claro al enfatizar que sabe vivir en cualquier situación. Dios ve las necesidades y la escasez, Él no es ciego ni sordo. El problema radica en que nosotros estamos bien con Dios únicamente cuando estamos bien, pero cuando atravesamos una mala situación nos olvidamos de estar con Él.

Así como pedimos por lo que no tenemos, también tenemos que agradecer por lo que sí tenemos, por las bendiciones dadas. Pese a todo, dar gracias, y alabar. Por todo, en todo momento.

 

Anuncios

 

Esta semana se realizó un viaje a diferentes partes del estado de Quintana Roo para continuar con el proyecto de “Reto de Valientes”, recorriendo municipios como Tulum y Playa del Carmen.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s