Librarnos de las deudas

La tercera serie de predicaciones en el año siguió girando en torno a la prosperidad económica, y este domingo el pastor Armando Coria se centró en las deudas que contraemos y la esclavización que esto acarrea.

En las iglesias evangélicas constantemente se predica sobre la libertad que Dios otorga ante adicciones, maldiciones y ataduras, pero pocas hablan de la prosperidad que el Señor quiere para nosotros en el área financiera. Él quiere que nosotros gocemos de una libertad plena, y eso incluye también estar eximidos de deudas económicas.

Una persona que se afana por vivir, consumir, gastar y adquirir bienes y servicios termina esclavizada de aquel que los ofrece, y que se hace millonario de las ganancias de quienes se esclavizan. Proverbios 22:7 dice “Los ricos son los amos de los pobres;

los deudores son esclavos de los prestamistas”.

Las deudas a menudo se convierten en un estilo de vida. Apenas terminamos de pagar un artículo cuando entramos en el proceso de adquirir otro – casi siempre mediante un crédito o un proceso que genere deuda. Y entonces llegamos con Dios para pedirle que sane, cancele o salde lo que nosotros contrajimos voluntariamente. El Señor no aprueba esto, no es un estilo de vida agradable a sus ojos. Lo anterior queda estipulado en Romanos 13: “7 Paguen a todos lo que deban pagar, ya sea que deban pagar tributo, impuesto, respeto u honra.

8 No tengan deudas con nadie, aparte de la deuda de amarse unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”.

El Señor nos insta a pagar todo lo que debamos pagar, y a no contraer deudas con el prójimo, salvo la de amar, a no deber dinero a nadie. En el momento en que empezamos a deber, nos convertimos en esclavos de nuestros acreedores, y nuestros nombres y reputación, quedan manchados y pisoteados.

Una deuda nos pueden llevar a tomar decisiones precipitadas en nuestras vidas, en la desesperación por salir al paso. Es nuestra responsabilidad y obligación el salir de las deudas lo más rápido posible.

No hay que olvidar que uno de los roles que tenemos en la Tierra es el de administradores ( que es quien cuida los bienes de otra persona de la mejor manera), de los recursos que Dios nos da.

Mediante una serie de ejercicios, el pastor mostró ejemplos sobre ingresos y egresos cuando existen deudas. Puntualizó que si existen deudas del más del veinte por ciento de nuestros ingresos totales, entonces estamos en riesgo de quedar en quiebra, porque esas deudas se adherirán a los gastos corrientes que surjan periódicamente. De esta manera, se crea un círculo vicioso y una espiral de endeudamiento que nos forzará a estar cubriendo eventualidades.

Vivimos así porque no sabemos tener dominio propio sobre nuestros caprichos y emociones. Existe gente que lo único que hace es pagar, y con ello se hunde más y más en la espiral, sin entender que los créditos son préstamos, no recursos extras. Nos dejamos guiar por emociones, pretendemos vivir un estilo que no nos pertenece, anhelamos lo material como si en ello radicara la felicidad.

Tenemos que aprender a vivir con lo que tenemos que vivir y gastar lo que tenemos que gastar. Tenemos que ser sabios en lo que invertimos el dinero. Las tarjetas de crédito no son un mal, pero el uso que les damos es lo que les agrega el riesgo.

Finalmente, Dios dice que suplirá nuestras necesidades en Filipenses 4:19 “Así que mi Dios suplirá todo lo que les falte, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”, sin embargo, Él no suplirá nuestros caprichos. Para que este versículo se pueda entender de manera correcta, es necesario centrarlo en el contexto de la carta: “10 Grande ha sido mi gozo en el Señor de que al fin han reanudado ustedes su cuidado por mí. Claro, la disposición la tenían, pero les faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a estar contento en cualquier situación. 12 Sé vivir con limitaciones, y también sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, tanto para estar satisfecho como para tener hambre, lo mismo para tener abundancia que para sufrir necesidad; 13 ¡todo lo puedo en Cristo que me fortalece!

14 Sin embargo, hicieron bien en participar conmigo en mi tribulación. 15 Y bien saben ustedes, hermanos filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en cuestiones de dar y recibir, sino sólo ustedes. 16 Incluso a Tesalónica una y otra vez ustedes me enviaron para cubrir mis necesidades. 17 No es que yo busque dádivas. Lo que busco es que abunde fruto en la cuenta de ustedes. 18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia. Estoy lleno, y he recibido de Epafrodito lo que ustedes me enviaron: sacrificio aceptable, de olor fragante y agradable a Dios”.

La oración de Pablo es de agradecimiento a los Filipenses, y su famoso versículo 13 (Todo lo puedo en Cristo que me fortalece), habla de cómo se puede vivir en diferentes situaciones si se tiene a Cristo en el espíritu de uno mismo. No hay que sacar de contexto a las Escrituras para manipularlas a nuestro favor.

Lo más importante para una persona con deudas es salir de ellas lo más pronto posible. Dios no quiere que seamos esclavos de nadie, por lo que Él busca que seamos independientes inclusive económicamente. Él no quiere que llevemos nuestra plata a la casa de otros, quiere que la prosperemos en nuestro hogar.

Proverbios 22 dice otro asunto sobre las deudas: “No seas de aquellos que se comprometen,

Ni de los que salen por fiadores de deudas.

27 Si no tuvieres para pagar,

¿Por qué han de quitar tu cama de debajo de ti?”.

This slideshow requires JavaScript.

One response to “Librarnos de las deudas

  1. bueno en un tiempo, esteve congregandome y conviviendo con la congregacion y me acople a uds, doy gracias a Dios por sus vidas y que sigan adelante trabajando en la congregacion para dar honra y gloria a Dios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s