Demos gracias a Dios

Este año quizás no finalizó con todas las metas cumplidas. Ni con el dinero que queríamos tener. Pero la misión de nuestra congregación no es completar los proyectos trazados a principios de año. Es la gente salvada, son las vidas restauradas.

Entonces, ¿cómo no agradecer por aquellos testimonios? Esos testimonios que se han quedado únicamente como historias, como anécdotas de vida. La oscuridad ya no forma parte de nuestras vidas, ha sido vencida por la luz de Dios que brilla en nuestras vidas.

Este último día del año es perfecto para agradecer a Dios. Agradecer por la salud y por la vida, por las bendiciones que se regaron en nuestras vidas, porque aún hay fuerzas para llevar los propósitos incompletos para el próximo año. Dice la Palabra en 1 Tesalonicenses 5:18: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Y en verdad que hay cosas por agradecer. Agradecer por tener un cuerpo completo y funcional, capacidades, dones, talentos, ideas, y todas ellas, son más bendiciones que las que a menudo pensamos. Esas bendiciones son más grandes que las cosas que no tenemos que lo que nos falta, porque únicamente con esas bendiciones podremos alcanzar todo lo que nos propondremos.

Tenemos brazos para abrazar. Oídos para escuchar tribulaciones. Labios para pronunciar bendiciones y alentar a los demás. Ojos para apreciar la belleza y descartar la fealdad.

Con esta breve pero profunda enseñanza, el Pastor Armando Coria y la congregación de Tierra Nueva despedimos el 2012. En este servicio especial hubo un hermoso tiempo de alabanza, seguido de un recuento en video de todo lo logrado al interior de la congregación en este año. Entre encuentros, campamentos, lanzamientos, bautizos y retiros, los asistentes hicieron un nuevo balance al del día anterior, esta vez enfocado en lo que sí se pudo lograr y conquistar. De igual manera, se proyectó un video de agradecimiento al liderazgo por el trabajo, la entrega y el empeño puesto en esta iglesia.

Tierra Nueva ha crecido más de lo que podemos apreciar. Por todo lo anterior, la meta interpuesta puede considerarse cumplida si al menos una vida es sanada. Y, por supuesto, la meta fue rebasada con creces. En esta casa no olvidamos la misión de Jesucristo, la mantenemos grabada en lo más profundo del espíritu y el corazón. Y en este 2013, redoblaremos esfuerzos para cumplir ese propósito: la salvación de la humanidad a través de la sangre de Cristo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s